• IDENTIDAD
  • Dirección Pedagógica

Dirección

                                                           Director Pedagógico     2021

Fotografía Director Pedagógico 2018                                                             
   Patricio Eduardo Muñoz Jans

Querida Comunidad Educativa, reciban mi saludo para el año que comienza, esperando seamos capaces de construir el Liceo de excelencia que todos queremos, formándonos como buenos cristianos y honestos ciudadanos.
Esta invitación es para todos: estudiantes, padres, asistentes y profesores.
Como dijo en Chile el Papa Francisco: “muchos sienten que no tienen nada que aportar y quedan como perdidos”, por eso agrega:… “Nunca pienses que no tienes nada que aportar o que no le haces falta a nadie. Nunca. Todos somos necesarios e importantes, todos tenemos algo que aportar”.
Quisiera seguir mi saludo recordando y tomando algunas frases del mensaje del Papa Francisco a la juventud de Chile.
Somos una Familia Infantina diversa, una Iglesia diversa que necesita estar siempre cerca de Jesús.
En los tiempos de Jesús había muchos jóvenes que lo seguían, querían una señal que los ayudara a mantener vivo el fuego en sus corazones. Querían saber cómo cargar la batería del corazón, buscaban la contraseña para conectarse con Aquel que es «Camino, Verdad y Vida»
Hace muchos años el Padre Hurtado se preguntó: «¿Qué haría Cristo en mi lugar?».
Les invito a que nos preguntemos como él, qué haría en el Liceo, en la calle, en casa, entre amigos, en el trabajo; frente a la que le hacen bullying.
¿Qué haría Cristo en mi lugar?, cuando salgo a bailar, cuando estoy haciendo deportes o voy al estadio.
Esta pregunta es la clave para encender nuestro corazón, encender la fe y la chispa en los ojos.
Querida Comunidad, traduzcamos nuestros sellos institucionales en cosas concretas. La Razón nos haga capaces de dialogar y ser protagonistas de la historia. Ojos chispeantes porque descubrimos que Jesús es fuente de vida y alegría. Protagonistas de la historia, porque queremos contagiar esa chispa en tantos corazones apagados, opacos que se olvidaron de lo que es esperar; en tantos que son «fomes» y esperan que alguien los invite y los desafíe con algo que valga la pena. Ser protagonistas es hacer lo que hizo Jesús.
La Fe nos lleve a creer y a tener profundas convicciones. Y no basta sólo con escuchar alguna enseñanza religiosa o aprender una doctrina; lo que necesitamos es vivir como Jesús vivió.
El Amor nos haga arriesgarnos, correr riesgos, ser valientes, salir al encuentro de las amigas, de aquellas que se quedaron solas o que están en un momento de dificultad.
Vayan con la única promesa que tenemos: en medio del desierto, del camino, de la aventura, siempre habrá «conexión», existirá un «cargador». No estaremos solos. Siempre podremos conectarnos con Jesús, con la Auxiliadora y con nuestra comunidad. Ciertamente una comunidad que no es perfecta, pero eso no significa que no tenga mucho para amar y para dar a los demás.
Tengamos la disponibilidad de María, para cantar con gozo y hacer la voluntad del Padre.
La mirada educativa que queremos se nutre de estos sellos y nos exige mirar, ver, observar para poder actuar en consecuencia haciendo lo posible para ello.
Hagámoslo posible!!

Patricio Muñoz Jans